Bailando con lobos, bailando con la incertidumbre

¿ Estás viviendo un momento de inquietud interior? ¿ Te preocupa lo que pueda pasar en un futuro? ¿ Sientes que las circunstancias actuales se escapan a tu control? En definitiva, ¿ te sientes un poco perdida o perdido?

Si es así, no estás muy lejos de sentir lo que están sintiendo la mayoría de las personas que se han visto afectadas por las consecuencias del Covid-19. Y es que, además de las gravísimas consecuencias a nivel sanitario y económico que esta pandemia nos ha traído, nos está dejando también una etapa de INCERTIDUMBRE que no podemos eludir.

Por tanto si la INCERTIDUMBRE ya está aquí, ¿ qué hacemos con ella?

Bajo mi punto de vista, tenemos dos opciones:

  1. RESISTIRNOS: esta opción es la más común, dado que tenemos una tendencia natural a buscar el control de lo que nos acontece. En este caso, nuestras emociones serán de inquietud, ansiedad, o por qué no decirlo, miedo. Y si nuestras emociones predominantes en este momento son las mencionadas, nuestras decisiones y nuestro comportamiento difícilmente nos llevarán a conseguir buenos resultados.
  2. ABRAZARLA: sí, has leído bien. Abrazar la incertidumbre será otra de las opciones que tenemos. ¿ Y cómo abrazar un momento tan complicado como éste? Pues sin ofrecer resistencia. Aceptando que los cambios forman parte de la vida y que detrás de esos cambios siempre se esconden grandes aprendizajes y/o oportunidades para encontrar un nuevo camino que recorrer.

Cuando nos resistimos, nuestros miedos crecen, se fortalecen, se convierten en esos lobos que aúllan continuamente en nuestro interior. Sin embargo esos miedos, esos lobos, se parecen mucho al mejor amigo del hombre, el perro. Cuando los abrazamos es cuando se transforman en perros. Nuestros miedos no son feroces cuando los aceptamos. Cuando somos capaces de bailar con ellos, descubrimos que son esos perros fieles que pueden convivir con nosotros y acompañarnos allá donde nosotros decidamos ir.

Como siempre, tú eliges. Tú decides si te resistes o abrazas a la INCERTIDUMBRE. Y recuerda que, cuando bailas con ella no necesitas llegar a ningún lugar, solo estar atenta/atento a cada paso que das. Eso te mantiene en el presente y te das cuenta que tras un paso, surge el siguiente, sin esfuerzo y tras ese, uno más y cuando te das cuenta, estás disfrutando de ese baile al ritmo que te marca la melodía.

Deja un comentario

Comparte el articulo en:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

5 C’ DEL TRABAJO EN EQUIPO

Aunque la regla de las 5 C’ del trabajo en equipo es ya sobradamente conocida, siempre es bueno parar, leer, reflexionar y ser sincer@ con un@ mism@. No importa si eres el líder del equipo o lo es otra persona. Te recomiendo pues, hacerte estas preguntas: ¿ Estoy trabajando con mi equipo teniendo en cuenta